Súper López. Cómic

Otros

Súper López. Cómic

Superlópez es un vulgar y corriente Superhéroe con todos los poderes, superpoderes y extrapoderes que los señores López sueñan poseer como contrapartida de sus diarias frustraciones. Es el mismo López, Gómez, Rodríguez, del colmado, del estanco, de la oficina, de la peluquería, etc… En suma, que Superlópez somos todos. Pero… ¡cuidado! Cuando queramos surcar velozmente los contaminados aires de nuestra ciudad, debemos tener muy presente que es la imaginación quien vuela, no nosotros…»
Revista «Oye Mira» Nº6, 1981.
 

¡Mechachis la mar!, ¿Quién dijo que en España no teníamos buenos superhéroes?.

No necesitamos un súper kriptoniano, un hombre araña, un murciélago nocturno ni un ricachón enfundado en una armadura. Tampoco necesitamos grandes apellidos anglosajones como Kent, Parker, Stark, Banner, Rogers o Wayne. Donde esté un López, que se aparten los Vengadores y la Liga de la Justicia. Si es que ya tenemos a nuestro héroe patrio por excelencia, nuestro capitán España sin escudo, tenemos a ¡Súper López!.

La culpa de todo la tiene Juan López, y no nos referimos al alter ego de nuestro héroe nacional, sino a su autor catalán, del mismo nombre que siempre firma con su forma catalana: JAN.

Los inicios de este personaje se remontan al año 1973 y su aparición en la serie de álbunes «Olé!» ocurre en 1979. Serie a la que también pertenecieron los famosos Mortadelo y Filemón. Superlópez fue creado como parodia a Superman y todo lo relacionados con los superhéroes del cómic americano tan populares por aquella época y también ahora gracias en buena parte al auge de películas superheróicas que estamos viviendo. De hecho, en los primeros dibujos, Super López lucía en su pecho un símbolo de la «S» muy parecido al de Superman, por lo que le costó una, digamos, advertencia por parte de la editorial DC por lo cual JAN tuvo que cambiar el diseño por esa otra «S» de color amarillo, de diseño simple y que le cubre todo el tronco y, dicho sea de paso, me encanta.

Lo que empezó como una simple parodia de Supermán se convirtió en criticas sociales con el humor absurdo como bandera. JAN mezclaba aventuras en lugares extraordinarios y en una «Parchelona» muy cartoon con críticas a la sociedad actual, la política, los negocios, las relaciones humanas, las tecnologías y los jóvenes. También aprovechaba para lanzar mensajes a la juventud como aquel tan famoso contra las drogas: » Sencillamente, si os ofrecen chocolate decid que ¡naranjas! y a otra cosa».

Este personaje me ha gustado desde pequeño, he leído mucho de él y aún conservo todos los cómics, he pasado horas de diversión zambulliéndome en sus páginas. El arte de JAN es impresionante. El Nivel de detalle que el autor imprimía en sus viñetas de estilo caricaturesco, hacía que tardara el doble en leer una aventura porque no dejaba de mirar los fondos. El diseño de Súper López ha cambiado un poco con el tiempo, su personalidad se ha vuelto más crítica, con más criterio y con los pies más en el suelo, pero sigue conservando su esencia noble, su torpeza en según qué cosas y su mítico bigotillo español (sin retoques en CGI).

Son muchas las historias publicadas en los casi 50 años de historia de nuestro López favorito, pero nunca voy a olvidar esas joyas del cómic español como son: Los Cabecicubos, Viaje al Centro de la Tierra, La Gran Superproduccón,  El Señor de los Chupetes, La Semana más Larga, La Caja de Pandora, Hotel Pánico Balneario o lo relacionado con el genial Supergrupo. Todas llenas de aventuras, situaciones humorísticas, crítica social y personajes interesantes.

Recordemos que Super López es una parodia a Superman. Pero no procede de Kripton, sino de Chitón, no se llama Kal-El sino Jo-con-El. Por eso no podía faltar su Lois Lane o sea, Luisa Lanas de la cual ha probado el sabor de sus bolsazos más veces de las que quisiera. Tampoco falta su Jimmy Olsen, o sea, Jaime González, el cual empezó envidiando y casi odiando a López pero más adelante se convirtió en su mejor amigo y compañero de aventuras en no pocas ocasiones. Tambien tenemos a su Perry White, y sus villanos: el profesor Esacriano Avieso, Refuller D`Bastos, Al Trapone o Lady Araña.

En resúmen, un personaje que me gusta muchísimo no podía faltar entre mis pinochos. En esta ocasión he querido reflejar al Super López más comiquero original con su pelo liso característico de sus primeras épocas, sus arrugas del traje características, sus grandes pies sin botas, nariz abundante, bigote de pelo y, por supuesto, su señal de los cuernos tan típica que pone mientras vuela y que, la verdad, me ha dado mucho juego para las fotos.

¡¡Un saludo escalorotrópico gmnesico !!

Manuel Pastorino