Boba Fett. Saga Star Wars

Figuras Peliculas

Boba Fett. Saga Star Wars

La saga de Star Wars es un mundo apasionante donde vemos guerras imperiales, resistencia de rebeldes, épicas batallas, aventuras emocionantes, naves increíbles, personajes pintorescos, androides muy humanos y humanos muy androides.. esto sólo por mencionar sólo unos rasgos generales de estas míticas y conocidas películas.

Uno de esos personajes importantes y admirados es Boba Fett, el famoso cazarrecompensas de Jabba el Hutt en la trilogía clásica. Es un personaje que me llama la atención por el diseño de su armadura, la lealtad mercenaria que le debe a su correspondiente postor o contratador y su misteriosa personalidad.

Vamos a ver de manera muy breve su historia, centrándonos en la trilogía clásica (episodios IV, V y VI).  Jango Fett, su padre, fue decapitado por del Maestro Jedi Mace Windu, y Boba, cuando apenas era un niño, lo presenció todo. A consecuencia de esto, los siguientes años se dedicó a seguir los pasos de su padre y se convirtió en el mejor cazarrecompensas de la galaxia. Su primer trabajo oficial fue para Jabba el Hutt, y más tarde trabajó para el mismísimo Darth Vader que le encargó atrapar al escurridizo Han Solo, trabajo que consiguió y, como resultado, Han Solo fue congelado en carbonita, una escena que todos recordamos del episodio V, el Imperio Contraataca.

La misión de Boba era entregar a Solo a Jabba el Hutt, pero, como no podía ser de otra forma, Han, después de ser descongelado, pudo liberarse con la ayuda de Leia y Luke Skywalker justo antes de ser arrojado al temible Sarlacc, cuya digestión duraría un milenio. Esto obliga a Boba a tratar de impedirlo pero, debido a un accidente, Boba cae en las fauces del Sarlacc. Esto es lo último que sabemos de Fett en esta trilogía, pero más adelante sabemos que consiguió escapar gracias a sus habilidades y su armadura mandaloriana aunque acaba lastimado. Y esto no iba a quedar así, Boba emprende una búsqueda por toda la galaxia para atrapar a Solo y terminar su trabajo.

Por supuesto, la historia de Boba Fett y su padre es mucho más extensa, pero he querido centrarme en la parte que, personalmente más me gusta.

Como intento hacer en todas mis figuras, quiero reflejar todos los detalles posibles del personaje así como sus colores exactos y espero al menos de manera razonable acercarme lo máximo posible. Todo esto, por supuesto con las limitaciones naturales y morfológicas que el propio maniquí ofrece. Además, me he propuesto darle a su armadura, ropa y casco el efecto de desgaste tras mil batallas, pinturas desprendidas después del impacto de proyectiles y efecto de quemado en el propulsor y los impactos con armas de fuego. Boba Fett lleva mucho años de cazarrecompensas y esto ha dejado su correspondiente huella.

Que la fuerza te acompañe.

 

Manuel Pastorino